"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

domingo, 31 de agosto de 2014

El siniestro encanto de la muerte


En el siglo XVI se construyó la “A Capela dos Ossos” (La Capilla de los Huesos) decorada con los restos óseos de alrededor de 5.000 monjes que descansaban en los más de 40 camposantos de los conventos e iglesias de la ciudad de Évora (Portugal). Está dedicada al Senhor dos Passos, imagen conocida como Senhor Jesus da Casa dos Ossos

Materializando la filosofía franciscana, la macabra arquitectura pretende recordarnos el carácter efímero y transitorio de la vida. Tal es así que, presidiendo la entrada, reza una inscripción:

“Nossos, ossos que aquí estamos, pelos vossos esperamos”,
o lo que es lo mismo,

 “Nosotros, huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos”.