"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

domingo, 21 de septiembre de 2014

Bajo el sol de la Lovaina


La plaza, repleta de terrazas y atestada de estudiantes disfrutando de una cerveza, los hizo sonreír y quizás disfrutar, todavía más, de la Stella Artois y la tibieza del sol primaveral en sus rostros.

Hacía escasamente una hora que habían llegado en un  tren desde Bruselas y, tras un corto paseo, se habían dado de bruces con el Ayuntamiento, un hermoso edificio de estilo gótico flamígero, de aspecto similar a un gran relicario y en torno al cual se articulaba la Grote Markt .

Norte ya había visitado Lovaina en otras ocasiones pero, nunca con un tiempo tan bueno. Un sol radiante lucía en todo su esplendor, sirviendo de excepción a la mala fama que el clima tiene en Bélgica; así que se colocó sus gafas de sol, se arrellanó en su silla y se dejó acariciar por  la calidez de los rayos solares.  Para  Francesca era su primera visita y lo que más le sorprendió, al margen de aspectos como el arquitectónico o el histórico, fue precisamente el ambiente universitario que impregnaba todos y cada uno de los rincones de la ciudad.


Y recordó su época de estudiante universitaria, en Bolonía, en la Emilia-Romagna italiana, y no pudo menos que compararse con todos aquellos chicos que llenaban las terrazas bajo el sol de la Lovaina (Leuven)