"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

viernes, 14 de noviembre de 2014

Palafitos de piedra


- Pero... ¿qué son esas construcciones? –preguntó, sorprendida Francesca ante la visión de la Eira Comunitaria con sus más de cincuenta espigueiros que, sin norma urbanística alguna, se levantaban desordenados, sustentados por pilares rocosos como si se tratara de palafitos elevados sobre un mar de piedra.

Era la primera vez que viajaba al Noroeste de la Península Ibérica, así que Francesca se quedó atrapada por aquellas edificaciones pétreas, recias y rotundas que parecían resistir el paso del tiempo con la indiferencia de las construcciones cuya edad se mide, no por años ni decenios, sino por centurias.


Presididos por una cruz en sus techumbres, quizás buscando la protección divina, y cubiertos por un lienzo de líquenes y musgo que los integran a la perfección en un paisaje brumoso y húmedo de la zona; los graneros aéreos representan el tesoro familiar, el lugar donde se mantiene a salvo el bien más preciado para una sociedad rural: el grano y las semillas.

- ¡Fíjate!, es como un ejército de guerreros a los pies del castillo –volvió a señalar Francesca.



En efecto los espigueiros, ahora abandonados, parecían custodiar las murallas del Castillo de Lindoso, una fortaleza también vacía que ya no tenía como misión proteger la frontera entre Portugal y España.