"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

sábado, 14 de febrero de 2015

Amar a París sobre todas las cosas


Ya no recordaba con claridad ni sus orígenes. En su mente se amontonaban recuerdos de lugares y personas que conformaban un tótum revolútum en el que, con demasiada frecuencia, se mezclaban evocaciones de tiempos pasados con retazos de ficciones imaginadas que había leído, escuchado o inventado, tomándolas prestadas para tejer historias en lo que lo real y lo ilusorio se entrelazaban dando como resultado un mundo paralelo en el que Norte se encontraba cada vez más a gusto.

A pesar de que por sus venas corría sangre portuguesa, los primeros años de su vida estuvieron marcados por la pertinaz y obstinada obsesión de sus progenitores en búsqueda del triunfo y el éxito. Fueron tiempos de mudanzas continuas, de estancias en nuevos pueblos y ciudades que duraban el tiempo justo para darse cuenta que el fracaso era el premio que obtendrían. Períodos en los que apenas tenía tiempo para hacer amigos y en los que nunca superaba la calificación de “el nuevo” en las pocas pandillas de chicos de las que había logrado formar parte.

Desde entonces se había convertido en un ser errante, un trashumante que no se mueve al ritmo de las estaciones, sino al de las emociones. Viajar se había convertido en una de las razones por las que esta vida merecía la pena; pero no por el hecho conocer otros lugares, ni siquiera encontrarse con otras culturas ni personas. Para Norte viajar era una obsesión, un juego de seducción que lo había atrapado y del que no podía escapar.

Para él no existía un lugar que se pudiera tildar de favorito. Para Norte, cualquier zona del mundo tenía el suficiente interés para viajar hasta allí. Por minúscula o irrelevante que fuese, siempre le encontraba su lado positivo y nunca se había sentido defraudado. A los aspectos artísticos, históricos, paisajísticos o culturales, se unían en la mayoría de las ocasiones la gente del lugar con su vida y sus historias únicas.

Aun así existía un lugar que a Norte le cautivó. Desde el primer momento cayó rendido a sus pies; fascinado por las obras de arte que atesoraba aquella ciudad, hechizado por los interminables paseos por sus calles y bulevares, seducido por sus puentes y gozado de las innumerables terrazas de sus cafés. Aunque París era mucho más, Norte jamás olvidaría la primera vez que se dio de bruces con ella.


Si le pidieran que enumerara los lugares de París que más le gustaban, Norte no podría inhibirse a citar una mera relación de tópicos, su lista no sería muy diferente a la de un simple turista que la visitara en un viaje organizado. 


Por eso, cada vez que la visitaba, su reto consistía en disfrutar de una ciudad donde cada rincón se ha convertido en un tópico, tratando de ver más allá de las hordas de turistas que todo lo invaden. Porque París es también la ciudad del amor, de la luz, del cancán, de los poetas, pensadores y pintores… y una vez que te atrapa, no te queda más que amarla sobre todas las cosas.