"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

domingo, 12 de julio de 2015

Dos horas de libertad


A medida que se aproximaba, el encuadre mejoraba. La hermosa puerta de entrada que daba paso al casco antiguo  y las torres de la catedral se fueron alineando como dos astros en el firmamento hasta que la conjunción fue total. Fue entonces cuando se detuvo. Desde la margen opuesta del río Arlanzón, aprovechando un pequeño hueco entre los árboles que crecían en la ribera, pudo disfrutar de una majestuosa perspectiva del Arco de Santa María coronado por las agujas de unas torres que ascendían infinitas hasta el cielo gris de la primavera castellana.

Durante unos minutos se quedó allí, admirando el monumental conjunto hasta que el sonido pertinaz de su teléfono móvil lo devolvió a la realidad. Por enésima vez el infernal aparato le recordaba que, en este mundo que le había tocado vivir, aislarse y desconectar era una misión imposible.

Fue entonces cuando recordó la insistencia con la que Francesca le exhortaba a un cambio de vida, a un reseteado que le permitiera liberarse de sus propias autolimitaciones y darle un vuelco a su existencia. Tanto que con excesiva frecuencia, la recomendación acabada invariablemente en una suerte de pequeña discusión.

Atendió la llamada, consciente de que ese no era el camino del cambio, y cruzó el arco de Santa María para darse de bruces con la Plaza del Rey San Fernando, enmarcada por una de las más bellas catedrales góticas de España.


Nada más acercarse al monumental edificio Norte se percató de la diferencia. Tan grande era el contraste, que era como comparar un antiguo episodio del NODO, con sus difusas y tristes imágenes en blanco y negro, con el color y la nitidez de una moderna película grabada en alta definición.

Lo que estaba viendo era una hermosa y cuidada catedral y, lo que él recordaba, era una visión en blanco y negro de un templo descuidado y un entorno dejado, con vehículos aparcados por todas partes. De pronto se sintió más animado, sorprendido por el enorme cambio que había sufrido el casco antiguo y la catedral de Burgos.

Trató de hacer memoria y le fue imposible situar la época en la que había visitado por última vez esa ciudad. Por la transformación, debió de ser hacía ya mucho tiempo. En todo caso, una vez más se alegró que su trabajo le hubiese permitido viajar hasta allí.

De pronto, las nubes comenzaron a desdibujarse por la fuerza del sol, dejando al descubierto grandes retazos de un cielo azul intenso, conformando un telón de fondo majestuoso a las torres y al cimborrio de la catedral que parecían tejidas sobre él.

De nuevo, cuando se dirigía al interior de la catedral, una llamada de su teléfono móvil hizo que se detuviera justo en medio de la plaza. Durante unos instantes dudó si responder para finalmente rechazarla, posiblemente en un intento de reafirmación personal de no adicción al trabajo. 


Sobre una gárgola de la catedral una cigüeña emprendía el vuelo, quizás como simbolismo emblemático de los grandes viajes. Norte sonrió, apagó el teléfono y se dispuso a disfrutar de sus apenas dos horas de libertad antes de comenzar sus ocupaciones laborales.