"Con las buenas ideas, y a veces también con las malas, pasa lo mismo que con los átomos de Demócrito o con las cerezas de la cesta, vienen enganchadas unas a otras" (José Saramago)

sábado, 9 de enero de 2016

Recuerdos...


Apático e indiferente, Norte se entretenía revisando al azar en su ordenador las innumerables carpetas que contenían los archivos fotográficos. Miles de instantáneas realizadas a lo largo de su vida, rigurosamente ordenadas por año y destino en un intento de retener los recuerdos y  quizás en una vana y fútil tentativa de volver a recuperar emociones vividas. 

Pulsó la tecla y las carpetas fueron desplazándose cada vez a mayor velocidad por la pantalla hasta que, aleatoriamente, se detuvo en una de ellas. Se titulaba “2015_2 Boston”. Esbozó una sonrisa y abrió la carpeta.

De inmediato los recuerdos se agolparon en su mente; y lo hicieron con cierto sentimiento de aflicción. Por aquel entonces, como ahora, lo invadía la nostalgia y la depresión… y recordó aquella tarde en la que a pesar de la gran nevada salió a pasear en una búsqueda incesante de razones que le revelaran lo que quizás era más que obvio: la imparable espiral de autodestrucción en la que se había convertido su vida.

Y recordó cuando, a las siete y media de la tarde, en pleno mes de febrero, aquella ciudad no era precisamente el lugar más agradable del mundo para dar un paseo al aire libre y despejarse, tras una intensa y larga jornada de trabajo.

Había decidido salir del cálido y confortable hotel en el que se alojaba a pesar de la perseverante nevada que caía desde hacía más de tres horas. Con todavía nieve de más de un metro de espesor en muchas de las calles de la ciudad, esta nueva nevada venía a empeorar todavía más, la adversa climatología que Boston soportaba desde hacía varias semanas.

Pero lo cierto era que el estado de ánimo de Norte guardaba un enorme parecido con los negros nubarrones que cubrían el cielo y ahora, que la tensión del trabajo había desaparecido, esa tristeza que padecía desde hacía meses se hacía más patente.

Nada más asomar la nariz al exterior el viento helado que atravesaba Copley Square lo envolvió, atravesando la gruesa zamarra de piel con la que se protegía y, por unos segundos, valoró la idea de volver a la calidez y al confort de su habitación. Quizás unos meses antes ese pensamiento hubiese sido desechado al instante pero ante la sensación de fracaso y decepción que le invadía, Norte hubo de realizar un tremendo esfuerzo para sobreponerse y comenzar a caminar sobre la hielo en que se había transformado la nieve que había sobre las aceras.

Dejó atrás las inquietantes sombras de Trinity Church y avanzó sin importarle la fría ventisca de nieve y viento que, procedente de Canadá, sacudía incesantemente la Bahía de Boston. Finalmente se encontró con las verjas que limitaban el Jardín Público; al fondo, destacando sobre la impenetrable negrura de la noche se alzaba el Massachusetts State House con su enorme cúpula dorada cubierta por la nieve.


A pesar de lo que viajar significaba para él, de que embarcarse en una nueva y estimulante aventura y que vivir una experiencia como la de visitar una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos le hubiese resultado inspiradora y emocionante, el desánimo y melancolía que lo invadía desencadenó en él un estado de ánimo cargado de pesimismo.

Y de pronto, dejó de nevar. Y el viento helado mordió como una cizalla su rostro si cabe con mucha más fuerza, así que ajeno al escaso tráfico que circulaba por Charles Street y a riesgo de dar un patinazo en el hielo, apretó el paso, en un intento de entrar en calor y, a la vez, realizar un ejercicio de auto-reflexión que quizás le permitiese valorar aquellos aspectos de la vida a los que no les había prestado demasiada atención…


Cuando finalmente se incorporó a Beacon Street, Norte se cruzó por primera vez desde que había salido de su hotel con otro viandante que, como él, había desafiado el tiempo intempestivo y había salido a pasear, quizás también para dar con ese lugar de reflexión que él mismo estaba intentando encontrar y poder valorar objetivamente si los motivos que le habían alterado su estado de ánimo eran lo suficientemente significativos como para no poder continuar.