martes, 1 de septiembre de 2020

Deliciosa, hermosa, modesta, refinada...


… y quizás se le pudiesen atribuir cientos de adjetivos más, pero es que cuando vio por primera vez la pequeña ermita encaramada en unas peñas en la aldea de Vallespinoso de Aguilar, enseguida se percató de ese halo especial que rodea a las cosas bellas,… con vida propia, y este era el caso de Santa Cecilia, un hermoso ejemplo de románico palentino de finales del siglo XII.

En algún lugar había oído que el arte se expresaba a través de la capacidad de manejar la materia por parte del artista, y en este caso Norte no podía estar mas de acuerdo. Los maestros canteros habían construido un pequeño templo que se mimetizaba con el entorno que lo rodeaba; era como una excrecencia de la propia madre tierra que los elementos habían modelado de forma caprichosa hasta obtener como resultado una deliciosa, hermosa, modesta y refinada ermita.


Una obra sencillamente deliciosa… en la que los creadores de Santa Cecilia habían concebido con su trabajo un universo iconográfico en el que se representan formas fitomórficas y geométricas que conviven con escenas bíblicas, animales fantásticos, arpías y labores cotidianas. Tanto era así que durante un buen rato Norte se detuvo a observar con detalle la puerta de grandes proporciones que se abría en una profunda bocina compuesta de siete arquivoltas, alguna de ellas decorada con un hermoso catálogo vegetal.


Hermosa,… y no solo por por la armonía que destilaba el conjunto, sino por esa vida propia que la ermita emanaba desde su interior, en una suerte de goce estético en el que Norte se vio atrapado desde el primer instante.


Modesta… por sus pequeñas dimensiones y el entorno austero en el que se encontraba. Y es que Norte no dejaba de asombrarse que con tan solo dos espacios, una nave rectangular y un ábside semicircular adosado a su cabecera, sus creadores hubiesen podido levantar un templo tan sencillo y a la vez tan hermoso.


Y refinada,… con unos sillares perfectamente trabajados, en donde sus creadores han cincelado formas imposibles; tal vez en un intento de estimular nuestra sensibilidad y sentimiento quizás más que a nuestra comprensión y razonamiento.

40 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si, esta pequeña ermita de Santa Cecilia es realmente hermosa.
      Buen fin de semana y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  2. Maravillas que suele hacer el hombre cuando la inspiración le alimenta en alma y las manos.
    Muy bello templo y cuanta historia guarda.

    Gracias Norte.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte: he buscado el error del que me hablas , sólo encontré que faltaba un punto donde había puesto una coma. ¿Es ese el error del qué me hablas?
      ¿Era eso?

      Eliminar
    2. Hola Mariarosa,... tienes un comentario en tu entrada "Después del miedo".

      Eliminar
    3. Encontrarla en medio de la nada es una hermosa experiencia. Me alegro que te haya gustado.
      Buen fin de semana!

      Eliminar
  3. Qué gusto volver a leer a Norte narrando y viviendo estos regalos que nos encontramos por la Península Ibérica. Pienso que el arte está más cerca de la compleja sencillez que rezuma esta ermita que de los grandes templos que todos conocemos. La mimetización con el terreno es asombrosa. Palencia, además, es un tierra que conozco personalmente siendo una de las provincias más desconocidas de España.

    Abrazos y bienvenido al nuevo curso escolar ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norte también se alegra de volver a reencontrarse con sus viejos amigos después de este largo y extraño paréntesis y piensa que las provincias de Palencia y Zamora atesoran el románico más espectacular y menos conocido de la Península Ibérica.
      Un abrazo y buen fin de semana!

      Eliminar
  4. Un lugar precioso. Qué alegría tenerte de vuelta, Norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, Norte también se alegra de volver a reencontrarse con todo vosotros.
      Gracias por tu tiempo y buen fin de semana!

      Eliminar
  5. Estas ermitas construídas en lo más alto de un risco parecen la continuación de la roca sobre la que se asientan. Visitarlas en como experimentar un viaje en el tiempo y es realmente maravilloso contemplar el trabajo artesanal de sus creadores y constructores.
    Me alegro de poder volver a distrutar de las crónicas viajeras de Norte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep Mª, Norte se alegra que te haya gustado,... y se siente feliz de reencontrarse con todos sus amigos.
      Buen fin de semana!

      Eliminar
  6. ¡Qué bonita! Me alegra que hayas tenido un buen verano y me alegra también tenerte de vuelta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno recibir de nuevo las interesantes y hermosas narraciones y fotografías de Norte.

    Hermoso y sacro lugar, armónico y bellamente tallado, lo imagino sumido en un placentero silencio y un aire y aroma natural único, y una vista espectacular, sin dudas un deleite al espíritu.

    Que bueno que estés de vuelta Toño, espero que lo hayas pasado bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norte también se alegra de estar de nuevo con todos vosotros y pensó que un lugar en donde él haya percibido esa armonía entre la naturaleza y el hombre sería un buen comienzo para este difícil reto que nos espera.
      Gracias por tu tiempo y buen fin de semana!

      Eliminar
  8. Me gusta mucho el románico castellano, de pequeñas iglesias como la que traes hoy, lejos de la ampulosidad de las grandes catedrales románicas europeas, como la de Tréveris (Trier), que me caía al lado cuando vivía en Luxemburgo. Cuando pueda, tengo que recorrer Castilla buscando iglesiucas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Norte el románico Palentino y el románico Zamorano son dos grandes desconocidos,... así que ni vas muy errado.
      Gracias por tu tiempo y buen fin de semana!

      Eliminar
  9. ¡Hola, Norte! Espero que hayas disfrutado de un maravilloso verano. Y que preciosidad de lugar. La sencilla belleza de esa ermita desde luego que combina con el paisaje sobre el que reina. Fantásticos regalos en forma de rincones de nuestro país tan hermoso. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David,... pero permíteme que te diga que este verano para Norte no ha sido precisamente fantástico, ... mas bien ha sido extraño y repleto de dudas. Pero imagino que esto ha sido una constante en la mayoría de las personas. Me alegro que te haya gustado este pequeño rincón de Palencia,... es una de tantas de nuestras joyas escondidas a lo largo de la geografía de nuestro país.
      Un abrazo y encantado de que una temporada más nos reencontremos!

      Eliminar
  10. En Castilla hay hermosas y pequeñas ermitas e iglesias con un románico muy sencillo. Y esa sencillez lo que les haces ser especiales. Un gran lugar que no conozco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy cerca de Aguilar de Campoo, en na zona de pequeñas joyas escondidas como esta. Seguro que os gustará!
      Feliz domingo!

      Eliminar
  11. Sencillo y hermoso, tú lo has dicho.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces nos perdemos en lo complejo y lo artificioso,... ¿no te parece?

      Un abrazo para ti también!

      Eliminar
  12. Bienvenido Norte, pues como tú dices un lugar sencillamente delicioso. Me encantan estas ermitas en medio de la naturaleza, me parece que el paisaje y la obra humana se complementan perfectamente para dar esa sensación de paz y también me hace valorar el trabajo que eso debió costar sin los medios que tenemos ahora. Me gustan mucho esas puertas tan trabajadas. Gracias por la visita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace un instante le decía a "Hola me llamo Julio David" que a veces nos perdemos en lo complejo y lo artificioso,... ¿no te parece?
      Feliz domingo!

      Eliminar
  13. Bello.sencillo y puro.
    Saludosbuhos y bienvenidos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus adjetivos podrían configurar un hermoso título para la entrada.
      Gracias por tu tiempo y buen fin de semana!

      Eliminar
  14. Saludos:

    Sencilla, hermosa, y modesta una obra del románico sin duda digna de visitarla y pasar un día contemplándola, leyendo en sus esquinas, en sus piedras en sus figuras lo que nos quiere contar.

    Un saludo y un placer regresar y leerte Norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que poco a poco vayamos volviendo todos a estos lares virtuales, ha sido un verano complicado y quizás volver a la algún tipo de rutina sea una buena alternativa. Con relación a Santa Cecilia es cierto, tal y como dices que lleva escrito todo un relato en sus muros a pesar de su sencillez.
      Gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  15. Preciosa la ermita, me encantan estas obras donde el tiempo se ha detenido, y nos permiten apreciar la dedicación de los artesanos de esa época. Son como joyas únicas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que especialmente, en esto casos, perdidas en medio de la nada, se puede apreciar su esencia. Totalmente de acuerdo contigo. Buen fin de semana!

      Eliminar
  16. El románico Palentino tiene joyas como esta de Santa Cecilia de pequeño tamaño pero de gran belleza.
    Gracias Toño por ofrecernos este tipo de lugares a los que en mi caso no suelo visitar pero que no dejan por ello de gustar
    Bienvenido y encantada de volver a leerte.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que poco a poco volvamos a reunirnos en este espacio virtual tras un verano tan extraño.
      Buen fin de semana y gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  17. Quien me iba a decir a mi, con 16 añitos, que cuando estuve en Aguilar del Campo con mis primos palentinos, me parecía un peñazo ir a visitar la ermita con mis tíos. Ahora lamento no haberle prestado la atención que se merece.
    Admirable tus conocimientos de la materia, la concepción de la estética, y tu generosidad al compartirlo.
    Gracias Norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que confesarte que todavía recuerdo que cuando fui por primera vez a Aguilar de Campoo un lugareño me dijo que cuando estaba la fábrica de galletas olía todo el pueblo a galletas recién horneadas,... imagínate!
      Has tenido oportunidad de asistir a semejante prodigio de la naturaleza?
      Jajaja, bromas aparte, las pastas del convento de Santa Clara mantienen el listón bien alto!!
      Feliz domingo!

      Eliminar
  18. Pues sí es bonita y su entorno fantástico.
    Me alegro un montón de tu vuelta y volver a disfrutar de las maravillas que nos traes y acercarnos a ellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado,... es un lugar muy especial.
      Gracias por tu tiempo!

      Eliminar
  19. Gracias por mostrárnosla, porque es realmente bonita. No me extraña tu admiración al haberla contemplado al natural. Me encanta la austeridad castellana, en todas sus facetas.

    ResponderEliminar

Haz un comentario